E

n pocos años, el consumo responsable ha pasado de alternativa a prioridad. El sector servicios, con la hostelería a la cabeza, adopta cada vez más prácticas con conciencia, encaminadas a reducir el impacto negativo de su actividad en el planeta. Ya no basta con que los clientes estén satisfechos. Ahora también deben sentir que, si nos eligen, están haciendo algo bueno por el mundo.

Origen avalado por la FAO

Un negocio de hostelería comprometido se preocupa por la calidad y por el origen de las materias primas. Normalmente la primera depende del segundo, y ambos son lo que lleva a muchos clientes a decantarse por un restaurante y no por otro.

¿De dónde proceden los alimentos de la carta? ¿Son de origen certificado y reconocido por su calidad? ¿Se han capturado en zonas que cumplen con las directrices para asegurar la supervivencia de la biosfera?

Zonas FAO 34 y 31

Si sirves pulpo (o cualquier otro tipo de marisco) esta exigencia pesa más de lo normal. A los consumidores habituales de productos del mar les suele interesar la procedencia de las piezas que van a comerse y, por lo general, intentan quedarse sólo con las mejores. Las nécoras de la Isla de Arousa, las cigalas de Escocia… O el pulpo de Dakhla, probablemente el más aclamado del mundo.

Esta variedad de pulpo triunfa en los pedidos que preparamos desde Discefa para nuestros clientes hosteleros. Lo pescamos en la costa occidental de África, concretamente en la zona 34 delimitada por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

También trabajamos con ejemplares de las zonas 31 y 87, ambas de sobra conocidas por su riqueza de cefalópodos. En ningún caso pescamos fuera de estas 3 demarcaciones, avaladas por una entidad -la FAO- cuyo objetivo es erradicar el hambre e impulsar la agricultura, la pesca y las actividades forestales en los países en desarrollo.

Pesca Artesanal

Una materia prima, en este caso el pulpo, puede ser más o menos eco-friendly según dónde se haya obtenido. Pero también según cómo haya sido este proceso. Y este es otro de nuestros argumentos para que te decidas por nosotros. Porque el pulpo de Discefa procede de pequeños productores locales que pescan artesanalmente en cada una de las zonas de origen. 

Con esto contribuimos, por un lado, a asegurarnos de que cientos de familias que viven tradicionalmente del mar tengan trabajo. Y, por otro, apostamos por las técnicas de pesca artesanales y sostenibles, tan necesarias en este momento en el que los mares ya no admiten más sobreexplotación. Lo hacemos porque nos importa, pero también estamos dándote un gran argumento de venta para ofrecer nuestro pulpo a tus clientes.

Nasas y Trampas

Recipientes con las paredes de red capturan sólo los pulpos aptos para el consumo y devuelven al mar todos los ejemplares que no den la talla mínima.

Anzuelos y Sedales

Recipientes con las paredes de red capturan sólo los pulpos aptos para el consumo y devuelven al mar todos los ejemplares que no den la talla mínima.

Jimbas y Cordeles

Es una de las técnicas de pesca artesanal más utilizada en la zona de México (FAO 31), que garantiza el correcto tratamiento del ecosistema, ya que los pulpos se pescan vivos y de manera segura, lo que permite devolver al mar aquellos ejemplares que no cumplen con las tallas mínimas o que no son aptos para la pesca

¿Y después? Reciclamos y volvemos a empezar

Otro aspecto a tener en cuenta para decidir si un producto cumple con las exigencias de compromiso medioambiental es el después. ¿Qué ha pasado con los residuos que se han generado durante el proceso? ¿Qué impacto han tenido en el planeta?

En Discefa todos los envases y embalajes se reciclan en nuestra planta mediante Gestor Autorizado, una tarea para la que recientemente hemos modernizado y ampliado nuestra EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales). Gracias a ella, nos encargamos internamente del tratamiento de aguas y nos aseguramos de que los vertidos están dentro de lo permitido por Ley. 

Porque detrás de cada producto que pones en la mesa de tus clientes hay una larga historia que contar. ¿Estás orgulloso de ella?

¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Déjanos tu valoración!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Ya has votado este artículo con una valoración5