¿Tienes en mente abrir un negocio de hostelería, pero todavía no tienes el concepto claro? A lo largo de este artículo queremos mostrarte todas las claves a través de las cuales te será un poco más sencillo abrirlo. No solo te vamos a mostrar las claves de este tipo de negocio, también te vamos a mostrar tipos de negocios de hostelería. Así te será mucho más fácil comprender que es lo que te interesa y podrás comenzar a emprender usando la vía directa.

Tipos de negocios de hostelería

Si este año vas a abrir un negocio de hostelería, pero no tienes muy claro los diferentes tipos de negocio que existen, aquí estamos para ayudarte. Sabemos que son muchas las personas que quieren emprender en el sector de la hostelería, pero no saben muy bien de qué tipo.
Te vamos a mostrar los diferentes tipos de negocios de hostelería para que te sea mucho más fácil elegir el que encaja con tus gustos y necesidades. Recuerda, a la hora de emprender es importante optar por las cosas que te gustan para tener más ilusión en sacar el proyecto adelante.

1- Cafeterías

Son establecimientos sencillos en los cuales tendrás que servir en barra o en las mesas.
Hay que eliminar el concepto de que en las cafeterías solo se sirven cafés y dulces. En las cafeterías podrás servir más productos como bebidas o incluso comida mientras el local está abierto. Lo importante es que adaptes tu negocio a lo que quieres ofrecer a tus clientes. Por ejemplo, hay emprendedores que solo quieren centrarse en los cafés. Mientras que otros quieren abrir su carta para que los clientes puedan elegir lo que más les interesa en cada momento.

2- Bares

También conocidos como café bar. Destacan por ser establecimientos en los cuales se sirve en barra y mesas.
Dependiendo del tipo de negocio de hostelería que quieras montar, podrás ofrecer a tus clientes más o menos productos. Lo más común suele ser el café, bebidas y tapas. Pero algunos también pueden ofrecer bocadillos, raciones de pulpo o incluso comidas a través de menú o carta. Es importante que en este tipo de negocio no se den actividades de restauración porque si no sería bar restaurante.
En la actualidad también se están poniendo de moda los bares musicales. Por regla general destacan por ofrecer un ambiente musical y se suelen ofrecer bebidas principalmente. La música puede ser en directo o reproducida.

3- Restaurantes

Es otro de los negocios de hostelería más conocidos. En este caso la actividad principal es la restauración. No solo se ofrecen bebidas, también alimentos preparados que pueden ser solicitados a través de la carta o un menú previamente establecido. En la carta puedes vender pulpo, carnes, pescados, verduras…

4- Otros negocios de hostelería

Si los anteriormente mencionados no te han terminado de convencer, debes saber que hay otros negocios entre los que elegir. Los más conocidos son las hamburgueserías, pulperías, bocaterías o cervecerías entre otros.

¿Qué se necesita para abrir un negocio de hostelería?

Para poder abrir un negocio de hostelería es necesario cumplir una serie de requisitos. Para que te hagas a la idea, te vamos a mostrar algunos de esos requisitos para que puedas tenerlos en cuenta y así tener la certeza de que realmente tienes todo en regla para abrir el negocio sin problemas.

Tipos de licencias

En la actualidad hay diferentes tipos de licencias que te vamos a mostrar a continuación para que solicites las que se adapten al tipo de negocio que vas a abrir.

  • Licencia de obras: es la licencia que necesitarás en el momento de realizar reformas para adaptar el local a tu negocio de hostelería. Esa licencia se solicita en el ayuntamiento.
  • Certificado de compatibilidad urbanística: es la licencia que mostrará que el local es compatible con la actividad que se va a realizar. Otra licencia que se puede obtener en el ayuntamiento.
  • Licencia de actividad clasificada: deberás adquirir esa licencia y clasificar la actividad.
    Licencia de apertura: es la licencia que se obtiene tras la revisión por manos de un profesional. En esa licencia se muestra que todo está en regla y en consecuencia el negocio de hostelería puede abrir y funcionar.
  • Licencia de terraza: si quieres que tu negocio tenga terraza, tendrás que solicitar una licencia de terraza para poder instalarla. En la licencia quedará escrito el espacio urbano que podrás ocupar.

Contratación del personal

Dependiendo del tipo de negocio de hostelería que quieras crear, tendrás que contratar a unos profesionales u otros. Lo importante es que el personal tenga la cualificación necesaria para poder dar un buen servicio a los clientes. Por ejemplo, los profesionales tendrán que tener en su poder el certificado de manipulación de alimentos.

  • Camareros: suele ser el perfil más contratado en este tipo de negocios. Puedes contratar a camareros para que atiendan la barra, para que sirvan… Lo importante es cubrir correctamente todas las necesidades del negocio.
  • Cocineros: dentro de este rango podemos contratar a cocineros y ayudantes de cocina. Solo deberás contratar a ese tipo de profesionales si vas a ofrecer comidas o tapas. Dependiendo del proyecto, deberás contratar a más o menos cocineros.
  • Limpiadores: deberás contratar a una o más personas para que limpie tu local comercial. Dependiendo del tamaño del mismo, podrás contratar a una persona que limpie después de la actividad o durante la actividad. Lo importante es tenerlo todo limpio para evitar dar una mala imagen a los clientes.

Calcular los gastos

Abrir un local de hostelería no sale barato. Hace falta realizar una inversión inicial. Para ver si realmente interesa realizar la inversión o no, lo mejor que podemos hacer es hacer números.
Por ejemplo, tienes que ver si te interesa más comprar el local o es mejor alquilarlo. A ese gasto hay que sumarle los gastos de licencias, contratación de personal, aprovisionamiento, impuestos… La suma de todos los gastos te dará un coste inicial que debes tener en cuenta.
Si no dispones del capital inicial para comenzar a operar, siempre tienes la opción de solicitar un préstamo para realizar la financiación del proyecto. En ese supuesto se recomienda solicitar más dinero para tener para varios meses. El negocio tardará un poco en asentarse y comenzar a dar beneficios. Para evitar caer en números rojos, lo que se suele hacer es solicitar un capital más alto en la financiación.

Elegir el local adecuado

Es importante elegir el local adecuado para poder dar un buen servicio a los clientes.
Para comenzar, primero tendrás que fijarte en la localización. Un local bien situado te permitirá captar a más clientes, pero también te costará más caro. Por ese motivo, es vital encontrar un local medio que se adapte a lo que estás buscando.
El tamaño del local también es importante. Si tienes claro qué es lo que vas a montar, más o menos sabrás el espacio que deberá tener para poder albergar todo lo que tienes en mente.
No olvides valorar el estado del local. Si está en buen estado, las obras serán pocas. En cambio, si está en mal estado, tendrás que hacer más obras y eso hará que el coste inicial sea más elevado.

Decoración del local

Deberás pensar en el ambiente que quieres ofrecer a tus clientes. Es importante tomar una buena decisión para captar la atención de los clientes. En la actualidad hay muchos tipos de ambientes entre los que elegir, tomar la decisión acertada te ayudará a obtener mejores resultados. Este post sobre tendencias de diseño para restaurantes te puede ayudar.

Apuesta por ofrecer buenos productos a tus clientes

Cuando tengas todo preparado, será el momento de dar servicio a tus clientes. Hay locales de hostelería que apuestan por dar productos de dudosa calidad a cambio de precios realmente bajos. El mercado low cost está perdiendo fuerza, por lo que no te recomiendo optar por esa opción.
Si realmente quieres ganar clientes y sobre todo conseguir que esos clientes sean fieles a tu negocio, lo mejor es optar por ofrecer productos de alta calidad. Te puedo asegurar que los clientes sabrán valorar muy bien tus servicios y volverán. Lo importante de un local de hostelería no es ganar un cliente y no volverlo a ver. Lo importante es conseguir clientes fijos que sumados a los clientes ocasionales permitan que el negocio salga adelante.
Recuerda, para sacar el negocio adelante tienes que dar un buen servicio y para conseguirlo los productos deben ser de calidad. Además, al principio para captar clientes puede ser una buena opción optar por ofrecer precios competitivos o lanzar promociones. Así tus clientes quedarán satisfechos y seguro que volverán.

¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Déjanos tu valoración!
(Votos: 4 Promedio: 5)